Zinemaldia

festi1Hoy comienza una nueva edición del Festival de Cine de Donostia, un acontecimiento único en la ciudad, con una chispa especial. Hace un mes, los responsables de la fantástica revista del cine Español ACADEMIA me pidieron que escribiera algunas líneas, con recuerdos y anécdotas que hubiera vivido como cocinero en años anteriores. Tuve la tentación de enrollarme como una persiana, pero me acabé ajustando al número de líneas que me pedían. Hoy he recibido en mi restaurante 50 ejemplares de la revista. Me ha encantado. Se las iré regalando a los amigos que pasen estos días por Lasarte. Para los demás, cuelgo acá la colaboración. Dice así:

“Desde pequeño tengo recuerdos del Festival de cine de San Sebastián. Si miro la vista atrás veo a mi padre, que poseía un don innato para las relaciones públicas, animando el cotarro en el restaurante, dando cancha a la clientela, haciéndoles felices a ellos y a sí mismo. Los momentos álgidos se vivían en las grandes ocasiones: el domingo de regatas, a finales de septiembre, la inexcusable cita con la feria de Santo Tomás, en diciembre, y por supuesto durante el Festival, donde el comedor se convertía en una apasionante hervidero de habituales y famosos, entremezclados con una naturalidad pasmosa. Aquel bodegón se convertía entonces en improvisado escenario para ruedas de prensa y por las mesas pululaban personajes de increíble talento en el séptimo arte: directores como Josef Von Sternberg, Nicholas Ray, Robert Altman o Volker Schlöndorff y actores como Fernando Rey o Vittorio Gassman, entre otros. A pesar de que mi padre no era un gran aficionado al cine, estas ilustres visitas alimentaban su orgullo de hostelero, encantado de tener en su casa a una clientela tan fascinante. Lástima que yo fuera demasiado pequeño para vivirlo en esencia; en su auténtica salsa. Hubiera alucinado en colores, ¡doy fe!

La vida y el trabajo me recompensaron después y por fortuna he tenido la ocasión de poder dar de comer a todo tipo de celebridades del cine. Las que más me han impactado han sido las que destacan por su sencillez, por esa extraña campechanía que nace de dentro, lejos de formulismos y pompas. Es una cualidad que valoro mucho y difícil de encontrar. Me viene a la memoria un Pedro Almodovar feliz, junto a su familia, en la terraza de mi restaurante en Lasarte, un hombre muy agradable, interesado por los aspectos dietéticos y la gastronomía saludable.

No suelo tener tiempo de ver todo el cine que me gustaría, así que a la hora de escribir estas líneas he querido ponerme al tanto. Le he preguntado a un amigo, cinéfilo hasta las cachas, ¿qué hay de nuevo en el Zinemaldi este año? La retrospectiva clásica está dedicada a Richard Brooks, me ha contestado solemne. -¿Quién es?- Joder Martín (hay confianza), el de “La gata sobre el tejado de zinc”, sin ir más lejos. Acabáramos, he pensado, ¡qué tío! En medio segundo se me ha ocurrido el menú que prepararía para aquellos inmensos Paul Newman y Elisabeth Taylor. Un repertorio oceánico, seguro.

Ningún otro acontecimiento cultural como el Festival nos da la oportunidad de hacer ciudad, de  poder conocer de cerca todas estas personalidades. Apuesto a que la del 2009 volverá a ser otra edición de éxito. Los cocineros, por nuestra parte, haremos todo lo posible para que la tortilla acabe de cuajar perfecta.”

This entry was posted in Noticias de interés by Martín Berasategui.

2 pensamientos en “Zinemaldia

  1. DON MARTIN BERASATEGUI, LAS PALABRAS ME FALTARIAN PARA DECEARLO LO MEJOR DEL MUNDO Y QUE NUNCA CAMBIE Y SEA SIEMPRE LA PERSONA HUMANA QUE A SIDO HASTA HOY, LE AGRADESCO MUCHO LA AMISTAD Y APOYO QUE USTED LE OFRECIO AMI HIJO FERNANDO PINZON, QUE ESTUBO CON USTED EN SAN SEBASTIAN, MIL GRACIAS Y DECIRLE QUE ACA EN CUERNAVACA, MOR,, MEXICO TIENE SU CASA Y SERIA UN PLACER TENERLO DE VISITA, GRACIAS POR TODO Y SUERTE, BYE

  2. Muy interesante, la descripción sobre el orgullo y satisfacción de dar una buena comida a personas de mundo y que pasa con todas las personas a las cuales se les da este increible servicio. Felicidades Martín!