Tiempo de verano

De una manera u otra el verano siempre suele ser época de reencuentros.

El restaurante se llena de clientes, muchos de ellos, habituales de la casa, que cuando vuelven por estos lares, repiten. Me produce una especial ilusión este tipo de comensal, se ha ido forjando entre nosotros una relación muy estrecha, una complicidad única.

Es momento de reencuentro, pero no sólo de clientes, también de amigos, como me gusta decir de los de “pata negra” -muchos de los clientes lo son-, de familiares, de la gente con la que más a gusto te sientes, en definitiva. Estas últimas semanas han sido muy movidas en ese sentido, han desfilado por aquí una serie de campeones de la vida, con los que me lo he pasado como un enano.

Estoy feliz, condición como sabéis difícil de disimular.

Pasó por casa mi buen amigo Mikel Urmeneta, tipo sin igual, artífice de la marca Kukuxumuxu, que me dedicó un plato genial, dibujado a mano, que me hizo soltar una enorme carcajada.

También recibí la visita de dos deportistas por los que siento una profunda admiración, no sólo por sus hitos profesionales, impresionantes, sino por el pedazo de categoría personal que atesoran: con el futbolista Xabi Alonso y el golfista Josemari Olazabal pasamos una tarde de las de enmarcar, con larga sobremesa.

Vendrán más, estaremos aquí esperándoles.

Mi trabajo es el mejor del mundo, ¡viva el verano y la gente con luz que nos ilumina la existencia!

This entry was posted in Opinión by Martín Berasategui.

2 pensamientos en “Tiempo de verano

  1. Hola Martín campeón, felicidades por tus éxitos. Me gustaría saber cuál es tu opinión respecto a la polémica creada por RGS acerca de otro de los maestros como es Arzak. Aupa.