Dani García visita el Restaurante Martín en Shanghai

Shanghai ha sido el lugar y su Expo Universal la excusa. Dani García, del restaurante Calima de Marbella,  y Maxime Fanton, dos antiguos alumnos de Martín Berasategui en Lasarte, se han podido conocer a más de 10.000 kilómetros del chef que, de algún modo u otro, les empujó a crecer.

Maxime, como jefe de cocina del restaurante de Martín en Shanghai, ha querido abrirle las puertas a otro gran cocinero del momento. Una agenda apretada, miles de compromisos y muy pocos días a su paso por esta ciudad, casi no le permiten a Dani hacer un hueco para vernos. ¡Pero tenemos la instantánea! Y no sólo con él, sino que ha venido acompañado de Marta, su segunda, y otro gran maestro de la cocina española en Shanghai, el chef del restaurante El Albero en el hotel Gran Meliá, Juan González.

Tanto Maxime como Juan han destacado la importancia de adaptarse al país y su cultura para triunfar. Nuestro chef asegura “pasárselo muy bien” compartiendo fogones con cocineros tan diferentes, aunque reconocen que puede llegar a resultar muy difícil. Max recuerda a sus jefes de partida en Lasarte y desearía que ellos viniesen hasta Shanghai para ver lo que se está cociendo en el restaurante. Dani también recuerda sus 19 años, momento en el que comprobó que la escuela de Martín no era fácil. Ahora se lo agradece.

No había tiempo que perder y la mejor mesa del restaurante les esperaba en la segunda planta. Durante una larga comida que se ha visto extendida con la rigurosa sobremesa, los tres han comprobado que los platos de Maxime no tienen nada que envidiar a los de cualquier otro restaurante en Shanghai. Y es que el gazpacho de melocotón sabe incluso mejor cuando se está tan lejos de casa.

La mítica milhojas de Martín y una ensalada malagueña de cigalas, tan deliciosa como llamativa para nuestros ojos, parece que han sido las perlas de Maxime en esta comida.

Prometen volver a verse pronto, ya sea en El Albero del Gran Meliá Shanghai o en Marbella, en el galardonado Calima. La buena cocina se puede hacer en cualquier parte del mundo, sólo hacen falta los mejores.

This entry was posted in General, Opinión by Martín Shanghai.

Los comentarios están cerrados.