Cordero estofado con aceitunas

cordero-olivas1
  • 1 paletilla de cordero deshuesada de 800 g aproximadamente
  • 1 puñado de aceitunas negras
  • 1 puñado de aceitunas verdes
  • 150 g de tocineta ahumada
  • 2 cebollas laminadas finas
  • 4 dientes de ajo
  • 2 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Medio vaso de agua
  • Sal
  • Pimienta

Cortar la paletilla de cordero en trozos iguales y salpimentar.

En una cazuela con una cucharada sopera de aceite de oliva marcar por todos los lados el cordero, evitando que se seque y se cueza en el interior. Retirar y reservar los jugos del cordero.

En esa misma cazuela añadir la tocineta ahumada cortada muy fina y rehogar hasta dorar ligeramente, agregar la cebolla y los dientes de ajo con un poquito de agua y rascar el fondo, añadir las aceitunas y rehogar 5 minutos.

ACABADO Y PRESENTACIÓN

Añadir el cordero y el medio vaso de agua, remover todo bien y llevar a un hervor suave, poner la tapadera, poner a fuego lento y cocinar durante una hora y media, removiendo de vez en cuando. Probar de sal y servir acompañado de una pizca de cebolla cruda aliñada con aceite.

TRUCO

Cuando le añadimos el agua es importante rascar el fondo para que no se nos pegue y coja sabor a quemado.

Foto de López de Zubiria

This entry was posted in Recetas XL Semanal by Martín Berasategui.

4 pensamientos en “Cordero estofado con aceitunas

  1. Pingback: Tweets that mention Cordero estofado con aceitunas – Martín Berasategui -- Topsy.com

  2. Lo maravilloso Martín,
    es que la mágia de la cocina siga viva.
    Lo bonito es,
    que manos como las suyas o las mías (junto con muchas personas más)
    sientan ese sentimiento casi inexplicable
    que se siente cuando cocinas con Amor.
    Cuando todos los sentidos quedan activados y ni siquieras te percatas. Cuando sin darte cuenta,
    te fusionas con la cocina…
    Porque sin Amor, la cocina apenas tiene sentido alguno.

    Y desde niña, comprendo ese sentimiento.
    Ha sido todo un placer perderme por sus líneas y sumergirme en sus platos.

    Cuídese mucho, y sonría. Difunda la mágia que poseen sus manos yo intentaré hacerlo también con las mías. Aprendiendo cada día.

    Besos,
    Beatriz G.F.

  3. Pingback: Blogueando La Cocina » Cordero estofado con aceitunas – Martín Berasategui